<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6016380644279&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">
canal-comstor-logo
El blog de Comstor México
  • Cisco Intersight: gestión de centro de datos basada en la nube
  • ¿Sus clientes están preparados para la nueva generación de red?
  • 3 recomendaciones para poder escoger un firewall de última generación
  • Cisco Intersight: gestión de centro de datos basada en la nube
  • ¿Sus clientes están preparados para la nueva generación de red?
  • Seguridad digital: los 6 principios de la defensa integrada contra amenazas

4 técnicas para implementar Cloud Computing dentro del presupuesto

Publicado en 25-sep-2014 5:00:00

Algunas técnicas ayudan a minimizar la variación de costos y garantizar los beneficios.

140925_©-frikota_CloudComputing_Blog

 

La tecnología en nube puede impulsar la agilidad de los negocios, mejorar la eficiencia del servicio, reducir los costos y aún promete mejorías en la forma como los departamentos de TI responden a los cambios en las necesidades de los negocios.

 

La mayoría de las personas creen que la tecnología es la clave para el éxito en la nube, pero, en realidad, todo se resume al control de costos. Finalmente, ¿qué valor tiene la tecnología de nube si trajo consigo costos altos y/o imprevisibles?

 

Hacer movimiento de gran volumen de datos en servicios de nube pública o híbrida y almacenar datos por largos periodos de tiempo puede costar decenas de millares de dólares al año. Y la abrumadora mayoría de las empresas no puede tener esos gastos.

 

Una parte del costo inesperado puede venir de datos en movimiento y del ancho de banda de red – los proveedores de nube pueden cobrar tasas de upload y download – y otras, incluyendo mano de obra interna para tratar con la carga de trabajo. Hay una cierta complejidad en gestionar un gran número de instancias de nubes, así como administrar un gran número de servidores.

 

Una serie de técnicas pueden minimizar la variación de costo y garantizar los beneficios de la nube con confianza, dentro del presupuesto de la empresa:

 


1- Evalúe si los componentes en el ambiente actual pueden ser transferidos para servicios de nube,  que crearlos como instancias individuales.

 

Por ejemplo, usted puede usar un servicio de nube como Amazon Relational Database Service (RDS) para sustituir las instancias de banco de datos existentes. La ventaja de ese abordaje es que no hay gastos de licencias o necesidad de RAM o CPU adicional que van inflar el costo. Al adoptar un servicio de nube, usted paga solamente por la funcionalidad del servicio real que usted usa, reduciendo así la complejidad general y evitando altos costos fijos iniciales.

 

La sustitución de un complejo proyecto de banco de datos con RDS realmente ahorra dinero: evita el costo de tener varias instancias de computación, varios sistemas operacionales, banco de datos de licencias múltiples y compleja configuración de imágenes espejo (duplicación), comunicación, backups y monitoreo. Eso normalmente resulta en ahorro de costos y reducción de complejidad del 25% al 50%, dependiendo del tamaño del banco de datos, para no hablar de las economías operacionales que vienen haciendo sistemáticamente configuración por medio de una interface web.

 

Los servicios en nube no están limitados a bases de datos relacionales. Equilibrio de carga, gran computación de datos, backup, DNS y colas de mensajes del aplicativo son algunos ejemplos. Todos esos servicios reducen la complejidad operacional de planeamiento, configuración y gestión de infraestructura, con el objetivo de reforzar el servicio real.

 


2- Supervise los servidores existentes y la utilización de captura por un período de tiempo

 

Después de tener determinado los servicios que usted desea usar, el foco cambia para los otros servidores. Dimensione sus instancias de nube a partir de la media de utilización de estado estacionario. Eso requiere una herramienta de monitoreo que captura el uso de CPU del servidor, memoria, disco y red. LogicMonitor es una herramienta de monitoreo de fácil implementación, que va capturar esas informaciones.

 


3- Clasifique la carga de trabajo

Después de tener identificado los servicios de nube que va usar y tener dimensionado correctamente las instancias para los otros servidores, el próximo paso es clasificar la carga de trabajo. Otra herramienta usada para controlar los costos de nube es la Autoscaling, pero exige visión y conocimiento de su aplicación, además de las siguientes métricas-clave: el número de sesiones o transacciones que pueden ser ejecutadas por el aplicativo con configuración mínima, el número de sesiones adicionales o transacciones del aplicativo si usted añadir un servidor web o aplicativo para configuración, los gatillos para aumentar y disminuir el ambiente y la configuración básica necesaria para atender cada usuario.

 


4- Utilice un sistema de gestión y monitoreo constante

El paso más importante es utilizar un sistema de gestión que monitora continuamente la nube, para no ultrapasar el presupuesto. Esas herramientas agregan valor adicional con recursos como automación de políticas, flujos de trabajo y soporte para los gatillos de monitoreo avanzados. Es importante no solamente establecer las mejores prácticas, pero también emplear un sistema que es responsable por la supervisión y visibilidad dentro de la nube.

 

New Call-to-action

 

Fuentes:

http://searchcloudcomputing.techtarget.com/feature/Cloud-value-proposition-heightened-with-proper-cost-controls

http://cio.com.br/gestao/2011/08/18/cloud-seis-fatores-que-impactam-o-custo/



Categorias: Cloud Computing