<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6016380644279&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">
canal-comstor-logo
El blog de Comstor México
  • Descubra como protegerse de los ciberataques
  • 3 recomendaciones para poder escoger un firewall de última generación
  • ¿Sus clientes están preparados para la nueva generación de red?
  • Cisco Intersight: gestión de centro de datos basada en la nube
  • Descubra como protegerse de los ciberataques
  • Seguridad digital: los 6 principios de la defensa integrada contra amenazas
  • ¿Sus clientes están preparados para la nueva generación de red?
  • Cisco Intersight: gestión de centro de datos basada en la nube

¿Cómo elegir un servidor para la empresa?

Publicado en 3 mar. 2015 5:00:00

Más información sobre servidores y alternativas como Cloud Computing y virtualización de servidores.

¿Cómo elegir un servidor para la empresa?

Supongamos que hay una empresa que ha crecido mucho en los últimos meses y ahora desea adquirir su primer servidor para conectar todos los departamentos y servicios entre sí con el objetivo de expandirse. La compra del primer servidor es una operación importante, y buscar información es un paso fundamental para realizar una buena compra.


Este artículo proporciona algunas explicaciones sobre los principios básicos de la tecnología de los servidores. Dichas explicaciones ayudan a determinar cuál es la clase de servidor que aportará los resultados más apropiados para cubrir las necesidades de la empresa. Además, trata de algunas alternativas para sacar provecho de un servidor propio basado en la Nube y explica algunos modelos relacionados a una de las tendencias más esperadas en servidores: la virtualización.


¿Qué es un Servidor?


Un servidor pequeño es muy semejante a una computadora de alto desempeño, pero está proyectado para ejecutar otras tareas. Una computadora común normalmente es utilizada tan sólo por una persona a través de un sistema operativo intuitivo con el objetivo de ejecutar aplicaciones cotidianas, como hojas de cálculo, procesadores de texto, correos electrónicos o navegadores de Internet. En cambio, los servidores trabajan con un sistema operativo especializado y creado para dar soporte a diversos usuarios. Están proyectados para operar aplicaciones de gran escala, como varias cuentas de correo electrónico, aplicaciones de mensajes instantáneos, servidores de impresoras, programas para compartir calendarios, diversas bases de datos, planeamiento de recursos empresariales y software de gestión de relaciones con clientes.


Un servidor también facilita compartir datos de forma colaborativa, ya que opera como un depósito central para todos los documentos, las imágenes, los contactos y los demás archivos importantes. Puede hospedar la red interna (intranet) de una empresa para permitir que los colaboradores compartan información de forma rápida y económica. Mediante el uso de una VPN (Virtual Private Network) [Red Privada Virtual] los colaboradores podrán acceder de forma remota a los datos del servidor, desde cualquier lugar que tenga acceso básico a Internet. Además, un servidor puede automáticamente realizar una copia de respaldo de los sistemas de las computadoras y los notebooks de uno o más colaboradores, lo que significa que la empresa no perderá datos importantes en el caso de que una de las computadoras se descomponga, se pierda o sea robada.


Los servidores están proyectados para ser confiables, seguros y tolerantes a fallas. Además, cuentan con opciones de almacenamiento que generan repeticiones en la red interna. Si una empresa tiene previsiones de alto crecimiento, es fundamental que se elija un servidor que sea escalable y capaz de crecer junto con la empresa para que no sean necesarias inversiones adicionales en servidores.


Sin embargo, las preguntas más importantes a formular son:


• ¿Mi empresa necesita un servidor?

• ¿Qué tipo de servidor necesita mi empresa?



¿Qué tipo de servidor necesita mi empresa?


Si la respuesta a la primera pregunta es afirmativa, hay que definir qué tipo de servidor necesita la empresa.


A fin de elegir un servidor para la empresa el CIO tiene que saber exactamente cuántos y qué tipos de aplicaciones se ejecutarán, así como la cantidad de usuarios (colaboradores) que habrá en la empresa. Aplicaciones como impresión, compartir archivos de texto y hojas de cálculo de datos requieren un procesamiento tan ligero que basta un servidor de bajo costo. Otras tareas más complejas, como hospedar grandes bancos de datos o bibliotecas de imágenes, requieren un mayor poder de procesamiento junto con más potentes Data Centers y redes de transmisión de datos.


La seguridad de un servidor es crucial porque en una red cliente-servidor, si se corta la conexión con el servidor, tanto las computadoras que utilizan dicha red como el servidor dejarán de operar. El tiempo de funcionamiento también es un factor crítico para los servidores. Mientras más dependa la empresa del servidor para realizar sus funciones cotidianas, más robusto y potente tendrá que ser el servidor. Y la potencia no se debe pensar tan sólo en términos de hardware, sino también en términos del software que ejecutará el servidor. Éstos son dos requisitos que generalmente se suministran de forma separada.


Las empresas utilizan 3 tipos de servidores:


Servidores Tower


Este tipo de servidor es el más básico del mercado. Es semejante a un desktop común en términos de costo y espacio. Son unidades verticales e independientes que contienen todos los componentes tradicionales de un servidor: disco duro, placa base, CPUs, placa de red, cableado y así sucesivamente. Existe también la posibilidad de añadir al servidor Tower (también conocido como servidor torre) un disco duro para almacenamiento de conexión directa (Direct Attached Storage - DAS).


Los servidores torre son excelentes para pequeños negocios que tienen un espacio limitado y requieren centralizar su sistema de procesamiento de datos en una sala propia para almacenamiento. La mayor facilidad que proporciona una localización central, en lo que se refiere a la monitorización y el mantenimiento de los recursos de la red corporativa, es indispensable para que reduzcan su vulnerabilidad a invasiones y ataques.


Muchos expertos recomiendan que el primer servidor de una empresa que está iniciando sus operaciones sea un servidor Tower, ya que el departamento de TI podrá adaptar la cantidad de discos duros y procesadores del servidor a sus necesidades. Por ejemplo, empresas con menos de 25 colaboradores necesitan un servidor con 1 procesador y 2 ó 4 discos duros, mientras que una empresa con más colaboradores requerirá instalar más procesadores y discos duros en el servidor.


Esta flexibilidad es una de las grandes ventajas de este tipo de servidor. Además, los servidores torre suelen producir menos ruido, pues no necesitan muchos enfriadores para funcionar.


Servidores Rack


El servidor en Rack es un modelo que tiene ranuras de expansión, conocidas como ranuras mezzanine, para adicionar tarjetas de interfaz de red, entre otras cosas. Esta configuración usa el espacio de manera eficiente y ofrece una gestión centralizada de cables y servidores. Además, la configuración de un servidor Rack aumenta la escalabilidad de la infraestructura, pues posibilita añadir nuevos servidores según sea necesario y conectarlos todos a un almacenamiento externo como por ejemplo, a un centro de almacenamiento anexado a la red (NAS) o a una red de área de almacenamiento (SAN).


Es importante observar que los servidores Rack son limitados en cuanto a la cantidad de drives y placas de memoria adicionales que se pueden instalar. Generalmente son más flexibles que los servidores Blade, pues tienen una integración menos apretada. Son ideales para Data Centers con almacenamiento externo, ya que ofrecen máximo poder computacional con un diseño inteligente en lo que se refiere al aprovechamiento del espacio.


Otro punto importante es que dichos servidores operan muy cerca entre sí, por ello requieren más enfriamiento que los servidores Tower. Los ventiladores pueden hacer mucho ruido, y la empresa también tendrá que tener un sistema de control climático para mantener el Rack a la temperatura ideal. Por ello, muchas empresas aíslan los servidores Rack en una sala especial. El mantenimiento de dicho tipo de servidor también es más difícil porque hay que retirarlo físicamente del Rack para tal finalidad.


Los servidores Rack son ideales para las empresas que quieren maximizar el espacio de un Data Center centralizado y necesitan de flexibilidad para mezclar y combinar aplicaciones y cargas de trabajo. Lo son también para las que demandan una gran capacidad de almacenamiento interno dedicado exclusivamente a los servidores. Además, son igualmente indicados para pequeños negocios que disponen de un departamento de TI con buenos conocimientos sobre servidores o empresas de tamaño mediano que necesitan más servidores.


Servidores Blade


Estos servidores tienen la forma de pequeñas cajas y están proyectados en módulos, lo que permite acomodar más servidores en un espacio de menor tamaño. Un gabinete Blade está compuesto por servidores Blade, equipo de almacenamiento de datos, componentes de energía, unidad de enfriamiento y ventilación, red y otros. Todos controlados por un sistema de gestión integrada.


La principal diferencia entre un servidor Rack y un servidor Blade es que varios servidores Blade pueden operar en un chasis. De tal forma que añadir un servidor nuevo es tan sencillo como añadir una nueva lámina al chasis o gabinete. Es posible también agregar otros componentes de red, como switches Ethernet, firewalls y balanceadores de carga dentro de un mismo gabinete de servidor.


La infraestructura Blade generalmente requiere menos espacio de rack que los servidores Rack. Usa menos energía por servidor porque los servidores comparten la energía y el enfriamiento, lo que disminuye el calor y los gastos de enfriamiento. Existe un sólo cableo a través del chasis, que a su vez suministra toda la energía, el enfriamiento, las entradas y salidas y la conectividad para todos los dispositivos del gabinete, por lo que no es necesario instalar nuevos cables cuando se agrega un componente. Algunos gabinetes Blade son capaces de aumentar en más del 60% la cantidad de servidores de una empresa. Por ello, son ideales para empresas con una mayor cantidad de colaboradores y que utilizan mayor capacidad de procesamiento o almacenamiento de datos, pues dichos servidores ofrecen más poder computacional al optimizar el espacio, la energía y el sistema de enfriamiento.


Cloud Computing como alternativa


El uso de la Computación en la Nube para gestionar y almacenar los archivos de la empresa es una buena opción que ofrece una serie de beneficios. Para quien está empezando esta tecnología no requiere una gran inversión y, teóricamente, será necesario un equipo de TI menor para gestionar el servidor, lo que es adecuado a las necesidades y disponibilidades de pequeños y medianos negocios. La empresa también no tendrá preocupaciones por hardware o software desactualizado u obsoleto.


Lo más importante es que el proveedor elegido por la empresa sea estable y confiable. Los fundamentos de dicho proveedor deben ser sólidos, pues una crísis o incluso su bancarrota causarán serios problemas a la empresa, como por ejemplo, la pérdida temporal del acceso a todos sus datos. Si el servidor funciona en una plataforma de Cloud Computing y hay un corte en la conexión a Internet, los colaboradores perderán el acceso a las aplicaciones y datos de la empresa. Esto significa que no podrán compartir archivos ni trabajar por un determinado período de tiempo, lo que disminuirá su productividad.


Cuando una empresa almacena sus datos en los equipos de un proveedor externo pierde el poder de gestionarlos y tendrá que preocuparse más por la seguridad y privacidad de sus datos corporativos. Además, a pesar del ahorro previo por cuenta de la subcontratación de los servicios (evitando gastos de contratación de un equipo de TI, mantenimiento continuo e inversión en nuevos equipos), hay que tener en cuenta que dichos gastos pueden existir indirectamente a largo plazo, pues estarán incluidos en los montos de las cuotas cobradas por el proveedor.


Por este motivo, es importante estar bien informado sobre los servicios que requiere la empresa y solicitar a diversos proveedores una cotización detallada de los precios de dichos servicios, para no tener problemas con los servidores y el almacenamiento en la Nube.



La Virtualización como alternativa


A pesar del bajo nivel de adopción de la virtualización por parte de las empresas en todo el mundo, esta tecnología puede aportar diversos beneficios porque permite una utilización más eficiente de los recursos de TI. La virtualización posibilita que un servidor trabaje como si fuera un grupo de servidores, cada uno de ellos con su propio sistema operativo y una serie de aplicaciones exclusivas. Una máquina virtual es de hecho un software, aunque tenga todos los componentes de una máquina física. Cuenta con una placa base, una CPU, un disco duro, un controlador de red y así sucesivamente. El sistema operativo y las demás aplicaciones en una máquina virtual funcionan de la misma forma que en una máquina física.


Otro detalle importante es que en la virtualización un programa conocido como hipervisor coloca una capa de abstracción entre el sistema operativo y el hardware. Esto significa que el hipervisor puede operar varias máquinas virtuales con el mismo sistema operativo o, incluso, diferentes sistemas operativos en el mismo servidor físico.


Pero, ¿cómo la virtualización aumenta la eficiencia en la utilización de los recursos de TI?


Los servidores se crean con el objetivo de procesar cargas de uso que varían de niveles promedio a muy altos, por ello la mayor parte del tiempo están subutilizados. Según los expertos, las pequeñas y medianas empresas utilizan tan sólo del 5 al 15% de la capacidad total de sus servidores. Al operar diversas máquinas virtuales en un solo servidor físico, una empresa puede utilizar estos recursos de forma más eficiente, pues elevará entre un 60 y 80% el nivel de utilización de los servidores. En vez de operar un servidor físico para correo electrónico, otro para la gestión de la base de datos, uno para la red interna y otro para CRM, es posible operar todas estas aplicaciones en diversas máquinas virtuales configuradas en un solo hardware físico.

Esto muestra que la virtualización es una opción que permite eliminar la necesidad de servidores físicos adicionales y evita la sobrecarga del departamento de TI en lo que se refiere a consumo de energía, capacidad de enfriamiento, copias de respaldo de datos y espacio físico, entre otros aspectos. Y lo más interesante es que un nuevo servidor virtual se puede implementar en pocos minutos.

 

New Call-to-action

 

Fuentes:

http://www.pcworld.com/article/251993/how_to_choose_a_server_for_your_small_busines.html

http://www.techradar.com/news/world-of-tech/roundup/how-to-choose-the-right-server-for-your-busines-1092468


Categorias: Cloud Computing, Redes