<img height="1" width="1" alt="" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?ev=6016380644279&amp;cd[value]=0.00&amp;cd[currency]=USD&amp;noscript=1">
canal-comstor-logo
El blog de Comstor México
  • Descubra como protegerse de los ciberataques
  • 3 recomendaciones para poder escoger un firewall de última generación
  • ¿Sus clientes están preparados para la nueva generación de red?
  • Cisco Intersight: gestión de centro de datos basada en la nube
  • Descubra como protegerse de los ciberataques
  • Seguridad digital: los 6 principios de la defensa integrada contra amenazas
  • ¿Sus clientes están preparados para la nueva generación de red?
  • Cisco Intersight: gestión de centro de datos basada en la nube

Las tendencias en tecnología para Educación (parte 4)

Publicado en 16-sep-2014 5:00:00

Entiende cómo la tecnología afecta el formato de evaluaciones y pruebas aplicado en las instituciones de enseñanza.

140916_Educacionparte4_Blog

El post de hoy revela otra tendencia de la educación: la evolución de las evaluaciones educativas basadas en las nuevas tecnologías.


Es evidente que las pruebas de evaluación desempeñan un papel importante en el proceso de aprendizaje, para identificar posibles fallas y dificultades que pueda estar enfrentando el estudiante. Sin embargo, en muchos casos, las evaluaciones hechas en escuelas y universidades tan sólo sirven para responder a las necesidades del sistema educativo, al paso que dejan de lado la función de proporcionar información a los alumnos que buscan mejorar su propio rendimiento de aprendizaje.


Un abordaje más sofisticado de las evaluaciones ya se está desarrollando en algunas instituciones. Éstas están dando más énfasis a una evaluación formativa con base en competencias. Esto significa que los alumnos están pasando por un proceso de evaluación bidireccional, en el cual profesor y alumno perfeccionan, regulan y orientan la forma como aprenden el contenido. Es la llamada retroalimentación de aprendizaje. Este proceso puede ayudar a los estudiantes a reconocer sus propios modelos de aprendizaje, y la tecnología juega un papel crucial en este contacto entre profesor y alumno y en la forma como comparten la retroalimentación.


Este formato es capaz de mejorar la habilidad de identificar con más confiabilidad, precisión y frecuencia los logros y las fallas que hay que corregir. Posibilita también que los estudiantes tengan un mayor control sobre lo que será evaluado, cuándo tendrá lugar dicha evaluación y cómo se utilizarán sus resultados. Un ejemplo interesante es la estudiante de bachillerato norteamericana Sierra Goldstein, que abandonó el bachiller tradicional para inscribirse en una institución basada en un nuevo formato de enseñanza, que busca individualizar el aprendizaje y hacerlo más accesible y móvil. Para Sierra el método clásico de transmisión del conocimiento y evaluación educativa era lento, y muchas veces no conseguía aportar resultados positivos a los estudiantes del siglo XXI.


Monika Hardy, una de las profesoras del instituto Be You Innovation Lab, la escuela en que Sierra se inscribió, explica mejor el concepto: “La cuestión aquí no es cómo mejorar la enseñanza de matemáticas para niños, sino cuestionar si realmente necesitan aprender matemáticas a partir de un cierto momento de sus vidas”. La idea es utilizar los dispositivos móviles y sus aplicaciones para conectar a los alumnos con personas que ya estudian asuntos del mismo interés. La búsqueda de la individualidad, el sentido crítico y la personalización de la enseñanza son algunas de las características de este nuevo modelo disruptivo de enseñanza y evaluación educativa.


Esta transformación del paradigma educativo se debe, en gran parte, al hecho de que las nuevas generaciones ya nacieron conectadas a dispositivos móviles e Internet. Estas generaciones conectadas exigen un método de enseñanza mucho más dinámico e interactivo que el tradicional. Igualmente, el método de evaluación se debe renovar a través del uso de la tecnología e Internet para crear portafolios de los trabajos en línea de los estudiantes, trabajos que se puedan editar en grupo, lo que posibilitaría una conciencia mucho mayor del trabajo en equipo, y pruebas en línea con retroalimentación inmediata de los profesores.


Estos modelos más libres permiten que una escuela primaria deje que sus alumnos definan sus propios objetivos de estudio y formulen proyectos significativos tanto para ellos como para la sociedad. Con base en esta construcción específica, los resultados de este formato de evaluación y enseñanza ofrecen ideas valiosas para el proceso de evaluación. Estas nuevas herramientas también permiten que escuelas, profesores, mentores y estudiantes puedan ver los reportes de evaluación de varias maneras, al proporcionar información útil sobre los logros y las necesidades de los estudiantes.


Otro ejemplo que puede ilustrar este escenario es el proyecto de evaluación realizado en escuelas secundarias de Dinamarca. El proyecto permite el acceso a Internet durante los exámenes, lo que a primera vista puede parecer extraño. Sin embargo, las pruebas en dichas escuelas han dejado de ser solamente un instrumento de medición de la capacidad de recordar el contenido aprendido, para transformarse en una oportunidad de evaluar las habilidades asociadas a la búsqueda, el análisis y la síntesis de información que responda a los problemas del mundo real.

 

Las 5 grandes tendencias en tecnología para Educación
 

Fuentes:

http://www.cisco.com/web/strategy/docs/education/CiscoEdBestPracticesWhitePaper-D2_V1.pdf

http://www.fastcompany.com/3007660/mobilizing/drop-out-sierra-goldstein-using-mobile-hack-her-own-education


Categorias: Educación